EL CLIMA


jueves, 2 de junio de 2016

A TODA CURIOSIDAD

https://es.wikipedia.org/

Hasta finales del siglo XIX, los trapeadores y cepillos para alfombras eran las únicas herramientas con las que se contaba para tratar de mantener limpio el ambiente de estos lugares.

Posteriormente fueron creados varios artefactos para limpiar alfombras, y en 1901 fue patentada la primera aspiradora. Ideada por el ingeniero inglés Hubert Cecil Booth, Puffing Billy era una enorme máquina, con un motor eléctrico, que aspiraba el polvo. También creó una aspiradora que la llamó Trolleyvack que funcionaba con un motor más pequeño, después Booth instaló una empresa de aseo. Su primera tarea importante fue limpiar la alfombra de la Abadía de Westminster; también hubo otro creador, James Murray Spangler (de Ohio), quien creó una aspiradora portátil que funcionaba con un ventilador eléctrico.

No obstante, no sería hasta 1908 (año en el que Spangler vendió los derechos de su invento a un pariente e industrial del cuero, William H. Hoover) que se creara la aspiradora de trineo de hoy en día. 





Históricamente el arsénico se ha empleado con fines terapéuticos prácticamente abandonados por la medicina occidental aunque recientemente se ha renovado el interés por su uso como demuestra el caso del trióxido de arsénico para el tratamiento de pacientes con leucemia promielocítica aguda.
Como elemento fertilizante en forma de mineral primario rico, para la agricultura.
A lo largo de la historia el arsénico y sus compuestos han sido utilizados con fines homicidas, fundamentalmente en forma de anhídrido arsenioso (polvo blanco, insípido e inodoro llamado rey de los venenos).

Elaboración de insecticidas, herbicidas, raticidas, fungicidas, etc, aunque cada vez se utiliza menos con estos fines.


https://commons.wikimedia.org

En la mitología griega, Andrómeda (en griego antiguo Ἀνδρομέδα, ‘gobernante de los hombres’) era hija de los reyes etíopes Cefeo y Casiopea, además de la mujer de Perseo y madre de siete hijos.
La madre de Andrómeda, Casiopea, habiendo presumido de ser tan bella como las Nereidas, provocó la furia de Poseidón, que decidió inundar la tierra y enviar al monstruo marino Ceto para que acabase con los hombres y el ganado. Cefeo, padre de Andrómeda, sabía por el oráculo de Amón cuál era la única solución: entregar a su hija al monstruo. Para ello, la dejó vestida únicamente con unas joyas y encadenada a una roca.


Perseo, que tras matar a Medusa había recibido como obsequio de las Hespérides unas sandalias aladas, la vio encadenada y se enamoró de ella. Bajó hasta la playa para hablar con Cefeo y Casiopea para pedir la mano de la joven a cambio de acabar con el monstruo.


«La Meca» es la forma española de transliterar el nombre árabe de la ciudad, aunque la transliteración oficial del gobierno saudí es Makkah, que se acerca más a la pronunciación árabe. En español, la palabra «Meca», que proviene del árabe hispánico Mákka y este del árabe clásico Makkah, ha terminado por ser usada para hacer referencia a un lugar donde acuden muchas personas por ser el centro principal o mejor sitio donde se realiza algo. Este uso, que se extiende también a otras lenguas, resulta ofensivo para muchos musulmanes. El gobierno saudí adoptó la forma Makkah como escitura oficial en los años 1980, pero esta no es un usada de forma generalizada en todo el mundo. El nombre oficial completo de la ciudad es Makkah al-Mukarramah (مكة المكرمة, pronunciado [makka lmukarrama] o [makkah almukarrama]), que significa «Meca la Honrada», pero que a veces se traduce como «La sagrada ciudad de la Meca».


El antiguo o primitivo nombre para el asentamiento de La Meca es Baca o Bakkah (también transliterado como Baka, Bakah, Bakka, Becca, Bekka, etc.). La etimología de esta palabra árabe, al igual que ocurre con el origen de la palabra Meca, es desconocida.

https://es.wikipedia.org


Una paradoja (del latín paradoxa, plural de paradoxon, ‘lo contrario a la opinión común’, y este del griego παράδοξα [parádoxa], plural de παράδοξον [parádoxon]) o antilogía es una idea extraña opuesta a lo que se considera verdadero a la opinión general. También se considera paradoja a una proposición en apariencia falsa o que infringe el sentido común, pero no conlleva una contradicción lógica, en contraposición a un sofisma que solo aparenta ser un razonamiento verdadero. En retórica, es una figura de pensamiento que consiste en emplear expresiones o frases que implican contradicción. Un ejemplo de paradoja es la "Paradoja de Jevons", más conocida como efecto rebote. La paradoja es estímulo para la reflexión. A menudo los filósofos se sirven de las paradojas para revelar la complejidad de la realidad. La paradoja también permite demostrar las limitaciones de las herramientas de la mente humana. Así, la identificación de paradojas basadas en conceptos que a simple vista parecen simples y razonables ha impulsado importantes avances en la ciencia, la filosofía y las matemáticas.


El cerebro humano de un individuo adulto estándar contiene unos 100 000 millones de neuronas y unos 100 billones de interconexiones (sinapsis) entre éstas. Aunque a ciencia cierta nadie sabe la capacidad de memoria del cerebro, puesto que no se dispone de ningún medio fiable para poder calcularla, las estimaciones varían entre 1 y 10 terabytes. Según Carl Sagan, tenemos la capacidad de almacenar en nuestra mente información equivalente a la de 10 billones de páginas de enciclopedia.

No existe un único lugar físico para la memoria en nuestro cerebro. La memoria está diseminada por distintas localizaciones especializadas. Mientras en algunas regiones del córtex temporal están almacenados los recuerdos de nuestra más tierna infancia, el significado de las palabras se guarda en la región central del hemisferio derecho y los datos de aprendizaje en el córtex parieto-temporal. Los lóbulos frontales se dedican a organizar la percepción y el pensamiento. Muchos de nuestros automatismos están almacenados en el cerebelo.


Los primeros estudios sobre la memoria comenzaron en el campo de la filosofía, e incluían las técnicas para mejorar la memoria. A finales del siglo XIX y principios del XX, la memoria pasó a ser el paradigma por excelencia de la psicología cognitiva. En las últimas décadas se ha convertido en uno de los principales pilares de una rama de la ciencia conocida como neurociencia cognitiva, un nexo interdisciplinario entre la psicología cognitiva y la neurociencia.


La lanza es un arma de asta compuesta por distintos materiales, como madera o metal, en una de cuyas extremidades tiene una hoja afilada o puntiaguda de distintos materiales, según el uso y época, o incluso del mismo que el propio mástil. Es un arma primigenia creada por el hombre; es una de las pocas armas prehistóricas que han perdurado y durante todos los milenios acompañó a guerreros en innumerables guerras o los cazadores en sus batidas.

Estudios recientes han concluido la posibilidad de que puntas encontradas en África, con una antigüedad de 500 000 años, fueran usadas como puntas de lanza.1 La prueba directa más antigua de una lanza en Europa es de hace unos 400 000 años; es un conjunto de ocho lanzas encontradas en una turbera en Alemania, probablemente usadas por Homo heidelbergensis. Están formadas por un palo de madera. Posteriormente, todavía en el Paleolítico, se les añadió una piedra bifaz (tallada por las dos caras) en la punta, o por una punta pulida en el Neolítico. Fue sustituida, ya en el Calcolítico, y en general en la Edad de los Metales, por una hoja de metal y un mástil tallado. La han usado varios tipos de guerreros como los de la falange macedonia, los romanos y los bárbaros. Durante la Edad Media desempeñó un importante papel.


Era conocida como «arma reina de las batallas» por su bajo coste de fabricación; facilidad de uso a pie o a caballo; alcance, ya que algunas se usaban como arma arrojadiza; y la potencia de punzada o golpe, debido al brazo de palanca por su longitud.

No hay comentarios:

Publicar un comentario