EL CLIMA


sábado, 3 de septiembre de 2016

LA NUEVA CARAVANA












Siempre en movimiento celebramos un nuevo fin de semana, en este caso el primero de septiembre que se nos antoja como rapido pero algunos meses son asi, recien empiezan los tipos y ya quieren tener un descansito, pero nosotros no descansamos sino que este editor, siempre esta en la busqueda y procurando conseguir nuevos temas, nuevas experiencias y cosas utiles a fin de beneficiar y acrecentar el conocimiento de muchos amigos que dia a dia nos ayudan a hacer la caravana.
Amado lector, como quien no quiere la cosa nos estamos comiendo ya 3 dias de este nuevo mes, parece que pasaran volando, pero lo que no permitiremos es que se nos vayan volando los sueños sino que seremos nosotros mismos los que los echaremos a volar porque queremos darles empuje y trascendencia, queremos que ellos se realicen al mismo tiempo que nosotros lo hacemos, asi que en este comienzo de septiembre, y habiendo ya encarado el ultimo cuatrimestre del año, seguiremos proclamando paz, y proclamar paz, significa entendimiento, y entendimiento significa sensibilidad y respeto y esos valores tienen que ser conservados en nuestro corazon, y eso lo conseguimos justamente cuando nos ponemos en el lugar del otro, y aprendemos a entender su necesidad.
Vamos que septiembre avanza, procuremos en el, seguir edificando.

besooos LC. 




http://www.lazapatilla.com/

https://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/3.0/deed.es

PARA HACER ESTA TARTA DE ZANAHORIAS NECESITAMOS

175 gramos de azúcar moreno
2 huevos
200 mililitros de aceite de girasol
200 gramos de zanahoria rallada
225 gramos de harina integral
2 cucharas de postre de levadura química
2 cucharas de postre de canela molida
1 cuchara de postre de nuez moscada (rallada)
115 gramos de nuezes (troceadas)

GLASEADO

115 gramos de queso fresco tipo Philadelphia
4 cucharadas soperas de mantequilla (blanda)
85 gramos de azúcar glacé
1 cuchara de postre de piel de limón rallada
1 cuchara de postre de piel de naranja rallada

LA HACEMOS ASI 

En un bol grande batimos los dos huevos (como para hacer una tortilla) añadimos luego el azúcar y el aceite,  mezclando todo bien. Añadimos seguidamente la zanahoria rallada, que en mi caso (para ir rápido) fue picada con el robot de cocina.

2- Con los ingredientes bien mezclados iremos añadiendo al bol la harina junto con la levadura química, la canela y la nuez moscada, finalmente añadimos las nueces troceadas. Seguimos mezclando todo hasta obtener una masa homogenea.

3– Preparamos un recipiente para pasteles cuadrado, de unos 23 centímetros, y lo untamos bien con mantequilla para que no se nos pegue el pastel. Añadimos la masa que hemos preparado  y cocemos en el horno, que hemos precalentado durante unos 40 minutos o hasta que el pastel haya crecido y esté firme al tacto.

4- Pasado el tiempo de cocción hay que sacar el pastel del horno y dejar enfriar. Pondremos el glaseado por encima del pastel sólo cuando esté completamente frío. Para preparar el glaseado mezclamos el queso fresco con el azúcar glacé, con las pieles de naranja y limón ralladas. Batimos todo durante dos o tres minutos hasta conseguir una textura un poco esponjosa y repartimos por encima del pastel con un tenedor o espátula.

psicopedia.org

https://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/4.0/

Permanecer en algo que nos daña es indicador de que estamos autoengañándonos, escondiendo emociones, o solamente (en el mejor de los casos) que hemos aprendido a gestionar el malestar que nos produce.

Si permitimos que algo nos dañe, en realidad nos estamos dañando a nosotros mismos.
 Si no ponemos límites a aquello que nos perjudica, nos estamos abandonando…

¿Qué actitudes pueden evitarlo?

Permanecer en un estado de atención interna, que permita detectar a tiempo que “el agua se está calentando”.
Aprender a distinguir cuándo es necesario adaptarse y cuándo no, cuándo resulta sano y cuándo solamente es fruto de la inconciencia, el miedo o la comodidad.

No crear expectativas y asumir que no se puede cambiar a nadie.
Aceptar la realidad y tomar conciencia de cómo nos afecta.
No aguantar situaciones con la esperanza de que cambien o por “quedar bien”.
Marcarse límites en lo personal, laboral, etc… y mantenerse fiel a ellos.
Atreverse a saltar del cazo y ocuparse de aquello que resulta perjudicial, ya sea una persona, una situación o uno mismo. Si tenemos dificultades o no sabemos cómo hacerlo, buscar ayuda terapéutica 

Es obvio que necesitamos relacionarnos con otras personas y por lo tanto resulta necesario hacer algunas adaptaciones. Ser flexibles, empáticos, aceptar circunstancias que no son las que desearíamos y tener en cuenta a los demás son actitudes sanas y deseables, pero siempre teniendo en cuenta unos límites.


Tan perjudicial es ser intransigente e inflexible como ser excesivamente sumiso y adaptativo. Ninguna actitud llevada al extremo resulta beneficiosa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario