EL CLIMA


martes, 9 de agosto de 2016

DE MARTES SABEMOS MAS


Te Deum (latín: ‘A ti, Dios’, primeras palabras del cántico) es uno de los primeros himnos cristianos, tradicional de acción de gracias. Cuando no se cita como título de la obra sino como nombre común, se ha de emplear en minúscula y en una única palabra: tedeum.

Suele ser entonado en momentos de celebración. El himno continúa siendo regularmente utilizado por la Iglesia católica romana, en el Oficio de las Lecturas encuadrado en la Liturgia de las Horas. También se suele entonar en las misas celebradas en ocasiones especiales como en las ceremonias de canonización, la ordenación de presbíteros,proclamaciones reales, etc. Los cardenales lo entonan tras la elección de un papa. Posteriormente, los fieles de todo el mundo para agradecer por el nuevo papa, se canta este himno en las catedrales.

Compuesto originalmente en latín, el nombre se debe a que así empieza su primer verso. Se suele denominar también "Himno Ambrosiano" pues, según una leyenda, lo compusieron en común San Ambrosio de Milán y San Agustín de Hipona: en el año 387, cuando San Agustín recibió el bautismo de manos de San Ambrosio, este último, movido por el Espíritu Santo, improvisó el himno y Agustín iba respondiendo a sus versos. Empero, estudios recientes han verificado que el Te Deum en realidad fue escrito en el siglo IV por Aniceto de Remesiana





https://es.wikipedia.org

La referencia más antigua a la asociación entre los siete días de la semana con cuerpos estelares se encuentra en el título de la obra (perdida) de Plutarco (46-120CE) titulada Porque es que los días de la semana nombrados según los planetas siguen un orden diferente del real? Entre los siglos I y III el Imperio romano reemplazó en forma gradual al ciclo nundinal (semana del mercado) romano de ocho días por la semana de siete días. El orden de los días era Sol, Luna, Ares, Hermes, Zeus, Afrodita, y Cronos, denominados según los cuerpos celestes que presidían las primeras horas de cada día, según la astrología helenística. Desde Grecia los nombres planetarios de la semana pasaron a los romanos, y del latín a los otros idiomas del sur y oeste de Europa, y a su vez a otros idiomas que fueron influidos por ellos.

Los pueblos germánicos adaptaron el sistema introducido por los romanos pero utilizaron sus dioses autóctonos en reemplazo de las deidades romanas (con la excepción del Sábado) en un proceso que se ha denominado Interpretatio germanica. No se conoce con exactitud la fecha a partir de la cual se introdujo este sistema, pero debe haber sido posterior al año AD 200 pero antes de la introducción de la cristiandad durante los siglos VI y VII, o sea durante la fase final o poco después del colapso del Imperio romano de occidente. Este período es posterior que el del protogermánico, pero aún corresponde a la etapa de lenguas germánicas occidentales nodiferenciadas. Los nombres de los días de la semana en los idiomas escandinavos no fueron calcados en forma directa del latín, sino que fueron tomados de los nombres germánicos occidentales



https://es.wikipedia.org

El latín debió de aparecer hacia el año 1000 a. C. en el centro de Italia, al sur del río Tíber, con los Apeninos y el mar Tirreno al oeste, en una región llamada Latium (Lacio), de donde proviene el nombre de la lengua y el de sus primeros habitantes, los latinos; sin embargo, los primeros testimonios escritos datan del siglo VI a. C., como la inscripción de Duenos y otras similares.

En los primeros siglos de Roma, desde la fundación al siglo IV a. C., el latín tenía una extensión territorial limitada: Roma y algunas partes de Italia, y una población escasa. Era una lengua de campesinos.

Así lo demuestran las etimologías de muchos términos del culto religioso, del derecho o de la vida militar. Destacamos los términos stippulare ('estipular'), derivado de stippa ('paja'), o emolumentum ('emolumento'), derivado de emolere ('moler el grano'), en el lenguaje del derecho.


En este sentido, los latinos, desde época clásica al menos, hablaban de un sermo rusticus ('habla del campo'), opuesto al sermo urbanus, tomando conciencia de esta variedad dialectal del latín. «En el campo latino se dice edus ('cabrito') lo que en la ciudad haedus con una a añadida como en muchas palabras»



Fuente original Tener S@lud: http://www.saludnutricionbienestar.com/estar-sentado-mata/

Si usted pasa más de 6 horas al día sentado, su riesgo de morir en los próximos 15 años es un 40% mayor que el de alguien que se sienta menos de 3 horas al día. Y esto es así independientemente de que usted haga o no deporte. En nuestra sociedad, aparte de dormir, una persona pasa por término medio 9,3 horas sentada, tumbada o medio tumbada, casi 7 horas realizando actividades físicas de baja intensidad, de pie o caminando, y algo más de media hora realizando una actividad física de fuerte intensidad (corriendo, haciendo deporte). La primera consecuencia para nuestra salud es, obviamente, la obesidad.

http://www.curiosipedia.info/

El neozelandés Brian Cox, ha hecho historia creando una iglesia con puros árboles replantados durante 4 años, y hoy en día luce toda una obra de arte digna de admiración y elogios por las redes.

Su historia comienza en un viaje al extranjero, en el que fascinado con las bellas estructuras de las distintas iglesias del mundo, pensó en un gran espacio que aguardaba en su casa, el cual era ideal para construir una iglesia.


Brian coleccionó una gran cantidad de árboles de distintas formas, y pudo replantarlas con facilidad, porque casualmente su oficio se encontraba en la jardinería. Siendo dueño de una compañía de jardinería llamada "Treelocations", puso a trabajar su ingenio con las concurrentes herramientas a disposición, y este fue el resultado



http://www.ecoportal.net/

 “Los convivialistas” que reúnen por ahora a más de 3200 personas de todo el mundo www.lesconvivialistes.org Buscan vivir juntos (de ahí convivialidad), cuidando unos de otros y de la naturaleza, no negando los conflictos, sino haciendo de ellos factores de dinamismo y de creatividad. Es la política del gana-gana.

Cuatro principios sustentan el proyecto: el principio de la común humanidad. Con todas nuestras diferencias, formamos una única humanidad, a mantener unida.

El principio de la común socialidad: el ser humano es social y vive en varios tipos de sociedades, que deben ser respetadas en sus diferencias.

El principio de individuación: aunque siendo social, cada cual tiene derecho a afirmar su individualidad y singularidad, sin perjudicar a los demás.


El principio de la oposición ordenada y creadora: los diferentes pueden oponerse legítimamente, pero teniendo siempre cuidado de no hacer de la diferencia una desigualdad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario