EL CLIMA


domingo, 3 de julio de 2016

LA NUEVA CARAVANA





Amado lector, que lindo pero que lindo ponernos de cara a una nueva semana, y de hecho y por supuesto que estamos preparados pata enfrentar esta nueva semana, pero no para generar ningun enfrentamiento ni nada que se le parezca sino que enfrentamos el comienzo de la semana y el movimiento de la primer semana de julio, asi que seremos, no solo cuidadosos, sino precisos en los aspectos que hemos de considerar en este comienzo de semana, en el cual nos hemos metido tambien, hemos abierto bien grande las puertas del segundo semestre, y vamos ah por el como dicen nuestros amigos hispanicos. Vamos que nos brillan los ojos, pero no de habernos metido alguna cosita rara, sino por el contrario, con el corazon mas sano que nunca, con una voluntad incolume y el accionar orientado a sacar obstaculos, a limpiar malezas por asi decirlo, a quitar del camino cualquier estorbo que intentare frenar nuestra marcha, porque no vamos a quedarnos de un lado haciendo señas con los brazos o gritando por esto o por aquello, no no tenemos que hacerlo, la oportunidad esta en nuestras manos, y no va a pasar inutilmente sin que podamos usar de ella.

Amado lector, estamos comenzando un mes, y es el lugar para algunos mas critico, porque se encuentran con cosas que a lo mejor venian arrastrando o cosas que por ahi no hubiesen querido ver, pero la verdad que quedarse estatico tampoco es solucion, asi que vamos avanzando y en forma casi que magica, seremos inspirados, guiados, llevados suavemente, por el mejor camino, en el cual nos vamos a encontrar con la prosperidad mas dinamica.

Digamosle pues si a la posibilidad, no al estancamiento y a transmitir esperanza que podemos hacerlo.


besooos LC .                                                                                                                                                                                                   

http://enciclochef.com/

 RICO FACIL Y RAPIDO 

Cocer al vapor, o con poquísima agua, espinacas bien limpias y lavadas, escurrirlas, refrescarlas y rehogarlas en la sartén con un pedazo de mantequilla y un pellizco de sal; freír los huevos. Colocar una capa de espinacas en una fuente caliente; al mismo tiempo, dorar en una sartencilla un diente de ajo machacado, con un poco de aceite, unirle filetes de anchoa bien desalados y cortados a pedacitos, mezclarlo bien, retirarlo inmediatamente del fuego y tirarlo sobre las espinacas; guarnecer su alrededor con los huevos fritos.




psicopedia.org

https://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/4.0/

Las emociones ponen en alerta a todo el organismo para que funcione como un todo y pueda responder a los retos de la vida activando múltiples respuestas cardiovasculares, esqueletomusculares, neuroendocrinas y del sistema nervioso autónomo.


Según Damasio (1994, 1999, 2000), la ocurrencia de un proceso emocional se inicia, bien con la percepción de un objeto o situación, bien con el recuerdo de ese objeto o situación; en ambos casos, el resultado es la activación de los núcleos del troncoencéfalo, el hipotálamo y la amígdala. Luego, estas estructuras liberan hormonas de varios tipos en la corriente sanguínea, que se dirigen, por una parte, hacia diversas zonas del propio cuerpo, y por otra parte, hacia distintas zonas cerebrales.


Al mismo tiempo, estas estructuras envían, de modo simultáneo, señales electroquímicas mediante neurotransmisores, por una parte, hacia las glándulas adrenales, que liberarán hormonas con repercusión posterior en el cerebro, y, por otra parte, hacia otras regiones cerebrales, tales como la corteza, el tálamo, y los ganglios basales, con lo cual se modificará el estado cognitivo y la forma de procesar la información.


No es de extrañar, por tanto, que cuando experimentamos una emoción, se evidencien diferentes cambios corporales, teniendo en cuenta que algunos de estos cambios son comunes a varias emociones diferentes.


Así, por ejemplo, ante una situación de peligro que active la respuesta de huida, el corazón late rápida y fuertemente para bombear más sangre al cerebro y los músculos, la respiración se acelera para aumentar la oxigenación, las pupilas se dilatan para aumentar el campo visual, los intestinos se vacían (diarreas o vómitos) para hacernos más ligeros a la hora de correr, etc.


Si la respuesta activada es de lucha, se liberan sustancias que ayudan a coagular la sangre más fácilmente por si se producen heridas, los músculos se tensan para entrar en acción, lo que puede dar lugar a temblores y contracturas…


En un reciente estudio finlandés, (Nummenmaa,  Glerean, Hari y  Hietanen, 2013) pidieron a 701 participantes de diversas nacionalidades que señalaran en un dibujo de una figura humana las zonas del cuerpo que se activaban al sentir determinado estado emocional y en otra figura, las zonas en que sentían menos activación,  mediante un código de colores (colores cálidos = activación, fríos = desactivación). Para ello les presentaron palabras, historias, películas y expresiones faciales que representaban 6 emociones básicas o primarias (enojo, miedo, asco, felicidad, tristeza y sorpresa) y 7 secundarias o complejas (recogidas en la imagen inferior).


Los resultados obtenidos en este experimento confirmaron que somos capaces de ubicar en diferentes áreas de la anatomía corporal las variaciones en el estado emocional,  independientemente de la nacionalidad del sujeto.


Con los resultados obtenidos, se elaboró el siguiente “Mapa corporal de emociones”  publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences:


La mayoría de las emociones básicas están asociadas con sensaciones de alta actividad en la zona alta del pecho, que corresponde a cambios en la respiración y ritmo cardiaco.

De igual modo, casi todas las emociones generaron cambios en el área de la cabeza, lo que sugiere la importancia de la zona de la cara (activación de la musculatura facial, cambios en la sonrisa, lacrimación, o la temperatura de la piel).


Las sensaciones en el aparato digestivo y al rededor de la garganta estaban presentes en el asco. En contraste con las demás emociones, la felicidad activa prácticamente todo el cuerpo, dando la sensación de “plenitud”. En  contrapartida, en la depresión el cuerpo parece desactivado y sugiere un “vacío” que se concentra en el tórax.



En el amor y el enojo se ven reflejadas las extremidades, tal vez porque en ese momento se está listo para abrazar o golpear. En la ansiedad, la energía está concentrada desde el tronco hasta la cabeza, mientras que las extremidades permanecen inactivas.

DESPACIO MUCHACHO, TE PUEDES CAER 

No hay comentarios:

Publicar un comentario