EL CLIMA


domingo, 26 de junio de 2016

LA NUEVA CARAVANA












Amado lector, si el domingo no fuera la vispera del primer dia de la semana, pues que estariamos hablando de cansancio, o porque no de cercania con el finde, pero bueno, para algo se hizo el domingo, para recargar esa energia maravillosa que nos acontece y nos pertenece, y darle al primer dia que vamos a arrancar en la semana, el lugar y la prioridad que se merece. Si acaso nos pesan los ojos o las piernas, pues sustitucion de pensamientos, lo aparentemente normal seria decir, uf, otra semana que comienza, que cansado estoy, pero vamos a sustituir ese pensamiento, por otro que nos lleve a esa posibilidad que nos esta esperando, como diriamos, pongamonos nuestras propias pilas, y digamonos a nosotros mismos, vamos que podemos, vamos que queremos, quiero hacer, quiero seguir, quiero levantarme y empezar, quiero generar ese cambio magico, pero tengo que empezar por mi actitud y por mi movimiento, asi que en este comienzo de semana, a estirar las manos del alma, a desperezar los sentimientos del puedo, y como ya dije, a darle a la ultima semana de julio la prioridad que se merece, que luego estaremos viendo de que manera encaramos la segunda etapa del año.

besoooos LC. 

http://gastronomiaycia.republica.com/
https://creativecommons.org/licenses/by-nc/4.0/deed.es_ES

VEL SID 

ENSALADA DE LENTEJAS Y COL KALE

SI NO CONSEGUIMOS COL KALE, SE PUEDE USAR ACELGA, ESPINACA O HOJAS DE MOSTAZA. 

400-500 gramos de col kale, 1 puerro pequeño, 1 diente de ajo, 1 trozo de raíz de jengibre del tamaño de una nuez, 100 gramos aprox. de salsa yakiniku, 30-40 tomates cherry, 600 gramos de lentejas cocidas, 1 bola de mozzarella, c/n de aceite de oliva virgen extra, sésamo tostado, gomasio o sal.


Lava las hojas de kale y córtalas en chiffonade, pero no muy finas. Cuécelas al vapor unos minutos, sólo para que se ablanden un poco y pierdan algo de volumen, así se podrán saltear con más facilidad en una sartén grande, aunque quizá sea necesario hacerlo en dos veces.

Pela el puerro, el ajo y el jengibre, pica el puerro en medias lunas finas, y el ajo y el jengibre bien fino. Pon la sartén a calentar con un buen hilo de aceite de oliva virgen extra y saltea el puerro con el ajo y el jengibre unos segundos, a continuación añade la kale, una pizca de sal o gomasio y continúa salteando para que se mezclen los sabores.

La col kale perderá un poco más de volumen, cuanto más tiempo la tengas, más se reducirá, no conviene hacerla demasiado. Antes de retirar la sartén del fuego, y con éste a temperatura media, añade los tomates (si quieres puedes cortarlos por la mitad) y la salsa yakiniku. Dale un par de vueltas y retira del fuego.

Ensalada tibia de lentejas y kale

Las lentejas tienen que estar cocidas con antelación, y se pueden servir frías o calientes, aunque en esta época apetecen platos con temperaturas templadas o frías, así que en este caso combinamos la col caliente con las lentejas frías. Si están cocidas sin más, condiméntalas con un poco de salsa yakiniku y aceite de oliva virgen extra.

Para terminar la preparación, corta la mozzarella en daditos, aunque si prefieres un queso con menos grasa, puedes utilizar un queso tipo Burgos 0%, no es la misma textura, pero también está rico.

Acabado y presentación


Sirve en los platos las lentejas rodeadas con la col kale y los tomatitos. Reparte los dados de mozzarella, un poco de gomasio (o sal) y unas semillas de sésamo recién tostadas. Y a comer, ¡buen provecho!

MAS INFORMACION 



feliciteca.com

http://feliciteca.com/propiedad-intelectual/

La famosa frase de “sé tu mismo” tiene varias excepciones; en especial cuando se trata de hábitos o actitudes negativas. Me refiero a ser quien eres no tiene porque interferir con tu crecimiento personal, siempre que hagas un esfuerzo por averiguar cuales son tus capacidades y límites. No digas “así soy yo”cuando estás consciente de que podrías ser más sociable con los demás o ayudar más en casa. Las personas pueden cambiar si en verdad se lo proponen, y más cuando deben hacerlo para traer más felicidad a su vida.

Si sientes que te cuesta mucho trabajo abandonar ciertos detalles en tu forma de ser o comportarte, intenta lo siguiente: repítete mentalmente que quieres cambiar. Repite en tu interior “yo no soy así realmente” y acto seguido, verás que no te cuesta tanto trabajo mostrarte diferente. Cuando menos te des cuenta, ya te habrás acostumbrado no a cambiar, sino a enseñar tu verdadero yo al mundo, esa persona especial y optimista que temías tanto sacar a relucir.

No he tenido una infancia fácil
Si lo piensas bien, esta es una de las peores excusas con las que puedes sabotearte, porque no puedes vivir para siempre en el pasado. Hay muchas personas que pasaron por momentos difíciles de niños y que sin duda, dejaron en ellos recuerdos terribles con los cuales es muy difícil lidiar. Más no es imposible. Y te sorprenderías aún más si supieras, que muchos de esos sujetos llegaron a ser grandes ejemplos para los demás, ¿por qué tú no habrías de seguir el mismo camino? Los instantes dolorosos del ayer deben ser la fuerza para desear un mañana mejor, no un obstáculo.

Si te resulta muy complicado dejar atrás ciertas escenas de tu niñez, siempre puedes buscar apoyo en especialistas y amistades cercanas, pues superar traumas no es un proceso sencillo. Pero de ninguna manera debes dejar que se apodere de tu vida. Recuerda que solo tú decides que hacer y esta en tus manos todo lo que vayas a lograr en el futuro. Las memorias negativas hay que dejarlas atrás.

No tengo lo que hace falta
Limitarte a ti mismo es una equivocación que también es muy normal en gran parte de las personas. Puedes decir que no eres lo suficientemente rico, atractivo, inteligente o cualquier otro adjetivo que creas que requieres con desesperación. Y puedes repetírtelo tantas veces, que inevitablemente vas a acabar convenciéndote de ello y lo peor de todo, convenciendo a los demás de que es así. Todos tenemos conflictos personales con los que nos cuesta mucho trabajo salir adelante. No obstante, todo es posible y hay muchas medidas que puedas adoptar para transformarte en alguien más seguro de ti mismo.

Un cambio de imagen, practicar más con los idiomas o las materias que te cuesten trabajo, hacer deporte para mejorar tu salud y tu aspecto… ¡no está permitido decir “no soy” o “no puedo”, hasta que no intentes demostrar lo contrario! Si te detienen las críticas o la poca fe de los demás, entonces te habrás fallado a ti mismo, porque antes de contar con ellos, debes contar con ti propia persona.

Lo voy a hacer mañana
Puede que estés muy seguro de que el día de mañana será perfecto para emprender todo aquello con lo que sueñas, pero mientras tanto el día de hoy pasa sin pena ni gloria, e incluso puede provocar que te sigas sintiendo tan mal como antes de poner esta excusa. ¿Por que iniciar después lo que podrías hacer en este momento? Posponer tus metas no las va a volver realidad, mucho menos las hará más sencillas. Vale la pena que pongas bien todas tus prioridades en perspectiva y empieces a trabajar para lograr todo lo que quieres, porque cuando menos te des cuenta, se te puede hacer muy tarde.

Quienes se acostumbran a dejar para más tarde sus sueños, son los primeros en estar frustrados en un futuro no muy lejano. ¿Vas a ser tú también parte de ellos? Si no planeas que sea así, sigue mi consejo y llénate de animo y fuerzas para empezar en este mismo instante.

No puedo arriesgarme a fallar una vez más
Ya hemos dicho que a nadie le gusta equivocarse. No hay nada peor que el sentimiento de impotencia que se apodera de uno, al darse cuenta de que ha errado en menor o mayor proporción. Sin embargo todos lo hacemos y es algo que no vamos a poder evitar. Se necesitan errores para saber como hacer mejor las cosas la próxima vez. Puede que haya quien te critique por ello, pero si otros no saben valorar las pequeñas enseñanzas que nos brinda cada fallo, entonces serán ellos quienes no logren nada importante en la vida.

ESTE MUCHACHO PARECE HABER GANADO LA LOTERIA. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario