EL CLIMA


sábado, 11 de junio de 2016

LA NUEVA CARAVANA

Amado lector, los sabados parecen asi, como para hacer fiaca, (termino argentino que significa pachorra mas o menos), pero como acostumbramos pensar para adelante, es que no queremos darnos ese permiso y aun cuando pareciere que estamos ahi.... como en un estado de nirvana total, ja ja, nuestra mente sigue pensando con fuerza, nuestro corazon sigue al galope, porque lo seguimos intentando claro esta, y como tenemos experiencia en esto, sabemos que hemos tenido y aun tendremos muchas victorias.

Vamos por esos dias de ilusion, vamos por esos dias en los cuales pensar un poco porque no en algun idealismo, no sea tarea imposible.

Amado lector, sabemos que nunca esta dicha la ultima palabra, si nos atrevemos a seguir expectantes, si nos atrevemos a permitir que siga ardiendo en nuestro corazon esa antorcha que ilumina una esperanza certera,

Amado lector, quien nos diria que esta mal que pensemos asi, quien nos diria que no lo hagamos, por el contrario, creemos que son actitudes para valorar y fomentar, asi que hemos de persistir en ellas.

Seamos pues persistentes, y si vamos a ganar, que sea en buena ley, habiendo luchado por ello, habiendo hecho camino, y puesto a punto muchos detalles, porque ser precisos a la hora de competir, tambien nos sera de gran ayuda.

besooos LC. 





La leche de avellanas es una bebida vegetal que se obtiene a partir de las avellanas remojadas, trituradas y molidas.

Tiene la ventaja de que, al igual que la leche de vaca, se comercializa en diversos formatos: líquida, en polvo o en pasta. Sola o enriquecida.

La leche de avellanas es sana y nutritiva, estando recomendada especialmente en casos de diabetes, colesterol alto y presión arterial elevada.

Propiedades y beneficios de la leche de avellanas 

La leche de avellanas contiene notables cantidades de magnesio, fósforo y calcio, siendo recomendable para mejorar el sistema óseo.
Es más rica en grasas que otras bebidas vegetales, sobre todo monoinsaturadas (fuente de Omega 9) y muy ricas en ácido oleico y linoléico y vitamina E, que benefician al sistema nervioso y cardiovascular.
Contiene hidratos de carbono que proporciona una energía fácil de asimilar y saludable, dado que no es tan rica en azúcar como otras bebidas. Recomendable, por tanto, para jóvenes y deportistas y para el cansancio o la astenia.
También destaca por su contenido en l-arginina, un aminoácido que estimula la cicatrización, ayudando a prevenir las lesiones en venas y arterias.
Por su contenido en ácido fólico (Bitamina B9), la leche de avellana resulta útil para durante la gestación, al contribuir al trabajo celular y a la formación de tejidos orgánicos
Incluye una importante cantidad de fibra soluble, que estimula el intestino, previene del estreñimiento y ayuda a la absorción de grasas y azúcares, siendo una bebida aconsejada en caso de diabetes y colesterol
Por su bajo contenido en sodio resulta útil para personas hipertensas que necesitan seguir ditas bajas en sal.
Es fácilmente digerible y, por tanto, adecuada en casos de gastritis, acidez de estómago o digestiones pesadas.
No contiene lactosa ni gluten, por lo que puede ser consumida por celíacos y personas con intolerancia a la lactosa. No obstante, es preciso mirar cuidadosamente la etiqueta de los productos comprados.





ALBONDIGAS DE PESCADO, NECESITAMOS

Para las albóndigas:

1/2 kg. de merluza u otro pescado blanco
1/2 taza de pan rallado
1 diente de ajo
2 cdas. de perejil picado
1 huevo
Harina (cant. nec.)


Para la salsa verde

2 dientes de ajo
1/2 cebolla
Perejil picado (bastante, una media taza)
1 cda. de harina
1/2 vaso de vino
2 tazas de caldo de pescado
Aceite
Sal y Pimienta


LAS HACEMOS ASI

1 Picar el pescado en trocitos muy pequeños, debe quedar como carne picada. Si lo hacés con el pescado congelado es más fácil. Y sino también se puede utilizar la procesadora.

2. Mezclar la picada de pescado con el pan rallado, el huevo, el ajo y el perejil. Salpimentar. Debe quedar una pasta homogénea.

3. Formar bolitas y pasarlas por harina levemente. No deben quedar rebozadas, es solo un toque. Retirar el exceso.

4. Freír en aceite muy caliente, una pasada rápida, hasta que estén levemente dorados. Retirar y reservar. ¡Atención! Este paso es opcional. Si querés hacer la comida un poco más sana, podés evitar la fritura. Poniendo las albóndigas directamente en la salsa y sin tocarlas unos minutos, no se desarmarán.

5. La salsa verde: picar la cebolla y el ajo. Rehogar en aceite a fuego medio hasta que la cebolla esté transparente.

6. Agregar la cucharada de harina y remover durante un minuto, hasta que la harina quede tostada.

7. Agregar el vino y remover unos minutos, hasta que se haya evaporado el alcohol.

8. Incorporar el caldo y el perejil picado. Remover hasta que quede bien disuelta la harina (la salsa espesará).  Si querés aprenderla con más detalle, click aquí: cómo hacer salsa verde.

9. Agregar las albóndigas de pescado a la salsa y cocinar unos minutos más. Nota: si decidiste no freír las albóndigas, agregarlas y tapar la olla. Cocinar en total unos 10-15 minutos. No removerlas hasta pasados los primeros 5 minutos, sino se desarmarán.

10. Servir y rociar con perejil picado.


feliciteca.com


http://feliciteca.com/propiedad-intelectual/


Es increíble el poder que tiene el sonido dentro de la mente, a tal grado que hay ciertas canciones que nos calman y nos hacen sentir felicidad. Las composiciones clásicas de ciertos autores como Mozart, son las más recomendadas para estimular el cerebro, aumentando su capacidad de concentración y de estudio. También le brindan una inmensa calma al organismo.


Los sonidos ambientales y que imitan a la Naturaleza son otra alternativa muy efectiva con la que puedes probar, en especial mientras estás meditando, dando un paseo o haciendo algo artístico.


Duerme al menos 6 horas diarias


¿Sabías que las personas que se desvelan o no duermen bien, son las que menos soportan el estrés? La falta de sueño tiene efectos terribles sobre el organismo y uno de ellos, es precisamente la alteración de los nervios; algo que puede desembocar en escenas de ansiedad y hasta paranoia.


Es importante que todos los días duermas por lo menos seis horas y tomes una siesta si lo necesitas.


No puedes tener paz interior si no tienes tu cabeza en orden y la manera en que pensamos tiene mucho que ver con las precoupaciones que tenemos día a día. Si todo el tiempo eres pesimista, te estás condicionando a ti mismo a tener un mal día y a que las cosas te salgan mal. Intenta llevar a cabo todos los consejos anteriores para mejorar tu actitud, y cambia tu forma de pensar.



Cada vez que tengas un pensamiento negativo, corrígete de inmediato y ve el lado bueno de la situación. Por ejemplo, si perdiste el autobús no pienses en que ninguno va a volver a pasar o se va a tardar demasiado. En lugar de eso, piensa que te puede hacer mejor caminar un poco o que el siguiente transporte no puede tardarse mucho.

PARECE QUE LO QUE VA VUELVE

1 comentario:

  1. ¡Hola amigo!
    Solo paso a saludarte, pues llevo más de un mes alejada de los blogs y quiero saludaros a todos, para poder ponerme al día.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar