EL CLIMA


lunes, 8 de febrero de 2016

Se le llama boa de las vizcacheras, lampalagua o boa argentina



http://creativecommons.org/licenses/by-sa/3.0/


Uno de los nombres más difundidos es el de boa de las vizcacheras, el cual se debe al hábito de buscar refugio en las cuevas abandonadas de la vizcacha de las llanuras (Lagostomus maximus). Los nombres de: ampalagua, lampalagua, ampalaba, y llampalahua provienen del idioma aimara. Otros nombres menos comunes son: la familiar, viborón de la tierra, y culebrón de la tierra. El nombre por el cual es conocida en el comercio internacional de mascotas es el de: Argentine boa.

Se distribuye desde el Chaco paraguayo hasta el norte y centro de la Argentina, desde el pedemonte de la Selva de la yunga hasta las regiones áridas del chaco. En este último país cuenta con capturas en las provincias de: Formosa, Chaco, Santa Fe, Santiago del Estero, Salta, Jujuy, Tucumán, Catamarca, La Rioja, San Juan, Mendoza, San Luis, Córdoba, y La Pampa. Las poblaciones de los sectores australes de su distribución están extintas. El límite austral para el año 2010 se lo situó a la latitud de 33°20’S en San Luis en las localidades de Chosmes y Jarilla, en una zona con entre 16 y 17 °C de temperatura media anual, y entre 9 y 10 °C de media invernal.




De entre las subespecies de Boa constrictor esta es de tamaño mediano a grande. El dimorfismo sexual es pronunciado, pues las hembras son significativamente más grandes que los machos. El largo de estas puede sobrepasar los 400 cm, y superar los 18 kg, aunque son más habituales los ejemplares de entre 300 y 350 cm.

Esta gran boa sale de sus refugios a cazar generalmente al caer el sol, y durante toda la noche. Si el día es fresco, también puede hacerlo durante el día. Captura sus presas con la técnica del acecho; una vez asidos, los envuelve con su propio cuerpo, asfixiándolos, pues mata por constricción. Finalmente los animales son tragados enteros, siempre comenzando por la cabeza. Su dieta se compone de lagartos colorados (Salvator rufescens) y de animales de sangre caliente, como aves y pequeños mamíferos, en especial vizcachas de llanura (Lagostomus maximus), especie que acompaña al reptil en la totalidad de su distribución. Los grandes ejemplares pueden matar y tragar presas hasta del tamaño de un zorro gris adulto. Si bien podría eventualmente llegar a capturar a un niño muy pequeño de los que habitan en la enorme multitud de ranchos de leñadores diseminados por el monte chaqueño, jamás se ha podido comprobar fehacientemente un ataque.

No hay comentarios:

Publicar un comentario