EL CLIMA


domingo, 1 de noviembre de 2015

Cientificos argentinos desarrollan un audifono digital



http://www.educ.ar/

http://creativecommons.org/licenses/by-nc-sa/4.0/


Se trata de un dispositivo de asistencia auditiva de producción argentina y de bajo costo que integra las funcionalidades más importantes de este tipo de equipos. El proyecto, dirigido por Jorge Castiñeira Moreira, investigador adjunto del Conicet, fue realizado por Alejandro Uriz, doctor en Electrónica y becario posdoctoral del Conicet, como parte de su trabajo de tesis.

Según Uriz,

«los audífonos digitales tienen un costo muy alto y no son un artículo producido en nuestro país. 

Hoy estamos hablando de 3 mil a 5 mil dólares por un audífono digital y las obras sociales a veces no los cubren. Este equipo no solo viene a resguardar lo básico, sino que tiene las características de los mejores audífonos implementados, y además con una tecnología desarrollada en Mar del Plata».




En términos generales, la Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que unos 1.100 millones de jóvenes de todo el mundo podrían sufrir pérdida de audición por una exposición sostenida a ruidos que forman parte de los hábitos cotidianos. Varios pacientes asocian el comienzo del trastorno a un trauma sonoro por exposición a sonidos de muy alto nivel, que van desde sonidos del lugar de trabajo hasta el uso reiterado de dispositivos electrónicos como reproductores de música y celulares.

Para el desarrollo de este audífono, se han estudiado en detalle las funciones de extensor de audibilidad y de tratamiento de acúfenos, como se denomina a la percepción de ruidos en el oído que no corresponden con ninguna señal acústica en el entorno. Es descrito a menudo como un zumbido, un pitido, un ruido y puede ser percibido en un oído, en ambos y en la cabeza (con o sin percepción del sonido en los oídos). «El extensor de audibilidad es lo que permite que una persona escuche lo que sin el audífono no escucharía. Es decir, toma toda la información que está en la zona donde el oído no le responde y la lleva a una zona que escuche mejor», explica Uriz.


Este primer audífono digital programable ha sido desarrollado con el objetivo de ofrecer una alternativa nacional a los individuos que conviven con alguna discapacidad auditiva y requieren una ayuda tecnológica para mejorar su calidad de vida.

«Es una técnica que enmascara el pitido que escucha la persona afectada y reduce su percepción, aunque no deja de oír las otras cosas. El audífono posee microcontroladores comerciales para que, en el caso de producirse alguna falla, pueda ser reparada, evitando su descarte. Además, un aspecto interesante es que lo podés alimentar ya sea con la batería de audífono o con pilas; por lo tanto, si te quedás sin baterías un fin de semana y no conseguís, podés reemplazarlas por pilas. La idea es que el dispositivo contemple este tipo de situaciones», declaró Uriz.

El dispositivo puede ser programado desde una computadora y reprogramado en función de las necesidades y cambios de la condición auditiva que la persona va experimentando a lo largo de su vida. A partir de esto, la ventaja de ser digital y programable es que el especialista lo puede adecuar a la necesidad y condición de cada persona.

No hay comentarios:

Publicar un comentario