EL CLIMA


sábado, 31 de octubre de 2015

LA NUEVA CARAVANA











31 Amado lector, este mes ha sido largo pero en fin, lo estamos culminando, y empezaremos otro de los meses que el editor le llama bisagra y es noviembre.
Si si, noviembre es bisagra porque es el mes que nos mete en la carrerita del fin de año y por supuesto sabemos que esto trae consigo un monton de actividades como fiestas etc, ademas son fechas en las cuales muchos aprovechan para hacer balances, otros quizas se pongan nostalgiosos o esten pensando que vendra para mas adelante, pero nadie se altere ni tenga miedo en manera alguna, solo si vemos, si miramos a nuestro alrededor, podemos ver que somos necesarios, estamos puestos con misiones y de seguro esas misiones vamos a cumplirlas y no solo eso, a traves de ellas, lograremos maravillas, cosas que a lo mejor otros no habian visto, porque amado lector, a cada generacion su invento, su secuencia su libro, su escena, que les parece, asi que a no estar pensando en vano, sino a concentrar el pensamiento, en como, de que manera estaremos encarando lo que viene, no para tener miedo ni esconder la cabeza sino todo lo contrario, para tomar la iniciativa, para comerle minutos al tiempo, para decirle al tiempo, podemos tenerte en nuestras manos porque continuamos en el camino del hacer.

Amado lector, este ultimo dia del mes de octubre, tiene que servirnos no solo para cortar la hoja del almanaque, sino tambien nos tiene que ser util para darnos cuenta... si si, darnos cuenta de que llegamois, y cuantas veces estuvimos pensando, pero basta, no da para mas, no puedo, no llego... y resulta que vamos transitando los ultimos meses del año, y nuestra cabeza sigue en alto, nuestro paso sigue firme y nuestra mirada se sigue posando adelante.
Queremos poner esa mirada como quien con sus ojos magicamente corre otro velo, levanta una vez un imaginario telon, y empieza una vez mas a disfrutar del espectaculo de la vida, como si fuera un gran banquete servido delante nuestro del cual empezaremos a comer, y si todas estas cosas estamos haciendo, es seguro que aun no han logrado vencernos, y ni pensar en que lo hagan,
Amado lector, pero que decir, podemos celebrar con toda tranquilidad y seguridad, y decirnos a nosotros mismos, que estas son realmente buenas noticias, que son excelentes novedades, y si, es que hemos mirado el lado de la luz, hemos positivizado, hemos abierto camino alli donde parecia que no lo habia, y le estamos dando vuelta el partido al desgano cuando el pensaba que ya lo tenia ganado.
Cerramos entonces el telon de este octubre, y preparemonos para alumbrar, vamos, que nuestros ojos se sigan llenando de ilusion, que cada cosa que seguimos aprendiendo, es material aun para niños que vienen detras nuestro, y necesitaran por supuesto, que se lo contemos.

besooos LC. 

CLICK EN MAS INFO 

                


ASI SE HACE LA ENSALADA CESAR




http://www.filosofiaparalavida.org/

http://creativecommons.org/licenses/by-nc-sa/3.0/


El correcto manejo del tiempo está íntimamente relacionado con nuestra salud financiera.  A primera vista podría parecer que el tiempo y el dinero no guardan relación. Pero si profundizas un poco, su relación se hace evidente.

Piénsalo un poco.

Cada persona es bendecida con la misma cantidad de tiempo – 168 horas por semana. Bill Gates tiene 168 horas por semana. Yo tengo 168 horas por semana. Tú tienes 168 horas por semana. Cada uno de nosotros duerme durante algunas de esas horas, dejándonos quizás con 120 horas despiertos durante cualquier semana.

De esas 120 horas en que estamos despiertos, muchos de nosotros vendemos la mayoría de esas horas a alguien más a cambio de dinero. Vamos al trabajo, trabajamos un rato, vamos a casa, y, a menudo, algo del trabajo viene a casa con nosotros. Agrega a esto las horas que quemamos pensando acerca del trabajo y el tiempo que disponemos para nosotros mismos disminuye aún más.

Los quehaceres domésticos se comen otra parte de este tiempo, y lo mismo hace la higiene personal. Pronto, encontramos que solo disponemos de una pequeña cantidad de horas en cualquier semana para hacer lo que nos provoca.

Esas horas son preciosas. Esas son aquellas en las que nos relajamos. Esas son aquellas donde interactuamos con amigos y seres queridos. Esas son aquellas donde nos ponemos al día con aquellos hobbies que nos realizan a nivel personal.

Pero pagamos un precio muy alto por esas horas. Invertimos tanto tiempo en el trabajo, la higiene, y los quehaceres domésticos que esas horas que restan nos proporcionan cierta semblanza de alegría. La mayoría de nuestras decisiones financieras están dirigidas ya sea a hacer esas horas libres más placenteras o hacerlas más seguras.

Cada vez que nos encontramos a nosotros mismos perdiendo tiempo, le estamos robando a esas preciosas horas; nos retrasamos en nuestro trabajo, reduciendo nuestra habilidad de ganar más y el disfrute de ese tiempo o la seguridad del mismo. Gastamos tiempo libre en la casa y cuando aparece algo que realmente vale la pena, no podemos participar – tenemos demasiadas otras cosas en las que estamos ocupados.
Para ponerlo simple, desperdiciar el tiempo le roba a esas horas valiosas por las que tan duro trabajamos.

 Les quita su calidad y le quita su seguridad. La administración del tiempo simplemente busca proporcionarnos más de esas horas – o hacer que las otras horas produzcan más riqueza.

He aquí un ejemplo.

 Un día, cuando me siento a escribir, decido lanzarme a ello. Tengo una gran idea en mi mente y no puedo esperar a investigarla o planear bien cómo la voy a usar. Así que escribo casi todo el artículo en 30 minutos más o menos – y entonces me encuentro en un callejón sin salida. ¿A dónde voy con todo esto?. Me paralizo un momento, y eventualmente borro el artículo. 

He desperdiciado cuarenta minutos.

Otro día, empiezo haciendo una lista de todas las cosas que necesito lograr en el día. Decido qué artículos voy a escribir y enumero las ideas principales de cada uno de ellos. Entonces tomo cada una de esas ideas y dedico un poco de tiempo a revisarlas. Esta idea, ¿realmente vale la pena que escriba sobre ella? ¿Quizás pueda dividir la idea en varios artículos? ¿Qué investigación debo realizar para que hacer funcione?

Este proceso puede tomar veinte minutos, pero usualmente me sirve para descartar tres o cuatro ideas en el camino y me ayuda a concretar otras tres o cuatro ideas al punto que ya sé que voy a escribir. A partir de ahí, nunca me encuentro “perdido” en el trabajo – ya sé qué tareas necesito hacer, las ejecuto y sigo avanzando a la siguiente tarea.

Tal vez he gastado los primeros veinte minutos de mi día sin avanzar para nada en mis proyectos, lo que parecería a simple vista algo malo. Pero el tiempo invertido en administrar el tiempo se paga solo – no tengo que preocuparme por los detalles a medida que el día avanza, permitiéndome enfocarme sólo en hacer las cosas. De este modo, al cabo de seis horas, usualmente estoy muy adelantado en las cosas de mi trabajo si he hecho esa planeación.  ¿La mejor parte? He reducido drásticamente el desperdicio de tiempo.

¿Resultado final?

 Si estoy adelantado un par de horas, ahora tengo horas que puedo añadir a mi vida personal. O, quizás puedo usarlas para adelantar mi trabajo, dándole a mis horas de uso personal un colchón en caso que algo ocurra. Quizás pueda usar una hora para ponerme en contacto con otras personas y construir relaciones interpersonales que luego me recompensarán muy bien a medida que pase el tiempo. Quizás pueda trabajar en algún otro proyecto que pudiera llevarme a tener más ganancias o más lectores, ambos de los cuales apuntalan partes valiosas de mi vida.


El tiempo es vida y es riqueza, y cuando administras bien tu tiempo, administras bien tu vida y tu riqueza, también.

¿Cómo lo logras? Aquí están las cuatro pequeñas técnicas más valiosas que he descubierto para administrar mi tiempo.

Empieza tu día con alguna planificación.Haz una lista de qué cosas necesitas lograr que se hagan hoy – usualmente más o menos cuatro cosas. Sin embargo no te limites a hacer una lista: escudriña cada una por algunos minutos y asegúrate que tienes la información, ideas y materiales que necesitas para realmente ejecutar cada punto de tu lista. Quizás signifique gastar cinco o diez minutos en la organización básica de una tarea, pero hacer eso al inicio significa que no malgastarás horas después atando cabos sueltos. Además, esa lista de cosas por hacer evitará que quemes tiempo a la mitad del día preguntándote qué será lo mejor a hacer a continuación.


Alterna entre sesiones de multi tarea y de una sola tarea.


El hacer “multitasking” – o multi tareas – funciona bien para algunas tareas – llamadas telefónicas, correos, archivar, y así. Esas son tareas que usualmente son poco exigentes mentalmente, y pueden hacerse dos o más al mismo tiempo. Sin embargo, el meollo del asunto de tu trabajo usualmente sí requiere tu concentración – y hacer eso con interrupciones hace que tome más tiempo y reduce la calidad de tu trabajo. Tómate algunos períodos durante tu día, apaga tus aparatos de comunicación (tu teléfono, tu programa de correos electrónicos, etc.) por una hora más o menos y vence una tarea que necesita ser hecha. Cuando esté terminada, vuelve al modo de “multitasking” y ponte al día con tus mensajes e información.

Medita.Esto sonará contra productivo, pero realmente funciona. Es fácil, más adelante en el día, que te distraigas – estás mentalmente (y quizás físicamente) agotado. En esta circunstancia, mucha gente sigue insistiendo, pero se encuentran a sí mismos perdiendo tres minutos ahí y tres minutos allá porque se ponen lentos – y a menudo esto se extenderá al tiempo personal durante la tarde. Mejor, intenta meditar por quince o veinte minutos. Sólo siéntate en la silla y relájate. Yo casi siempre me encuentro refrescado y alerta después de hacer esto.

Escribe las cosas que estás pensando.  Mantén un cuaderno de notas y un bolígrafo cerca de ti todo el tiempo. Cuando aparezca en tu cabeza una idea sobre algo que necesites hacer o revisar después, escríbelo inmediatamente. Entonces, unas cuantas veces al día, revisa tus notas y atiende las cosas que escribiste. Coloca cualquier cosa y todo – una palabra que quieras investigar, una tarea personal que necesitas atender, una persona con la que quieres ponerte en contacto. 

Lograr sacar estas cosas de tu cabeza y colocarlas en el papel significa que puedes gastar menos energía mental tratando de recordarlo, y usar esa energía mejor en enfocarte en tu tarea actual y lograr realizarla de la mejor manera que te sea posible.

Otra táctica importante es encontrar formas de gastar tu tiempo libre que te ayuden de forma simultánea a crecer como ser humano y a proporcionarte alegrías. Leer literatura que expanda tu mente es un buen ejemplo. Ir a trotar es otro ejemplo. 

Casi cualquier actividad social cae en este grupo, también – aprender como interactuar con más gente es invaluable. Este tipo de actividades repercuten positivamente en el resto de tu día – ellas aumentan tu energía en el trabajo, mejoran tu agudeza mental, y elevan el nivel de tu habilidad para interactuar con otras personas y relacionarte. Colocar un poco de esfuerzo para encontrar formas agradables de gastar tu tiempo libre de modo que también te ayuden a crecer como ser humano te recompensan una y otra vez.


Recuerda, el tiempo es vida y es riqueza – ¡no lo desperdicies!

________________

PARECE QUE EL ARBOLITO ESTA MUY ARRAIGADO




No hay comentarios:

Publicar un comentario