EL CLIMA


lunes, 10 de agosto de 2015

Un buque muy particular

London November 2013-14a.jpg


http://articuloz.blogspot.com.ar/

Botado en 1938, el buque se convirtió en un poderoso destructor que prestaría servicio a Gran Bretaña a lo largo de 32 años, durante los cuales adquirió especial relevancia gracias a su participación en la Segunda Guerra Mundial y la Guerra de Corea.

Tras la finalización de la guerra, entre los años 1950 y 1960 el buque destructor cambió la razón de su existencia y fue dedicado a la realización de acciones humanitarias.




El barco permaneció al servicio de la marina de Gran Bretaña hasta 1965 y, tras ser retirado del servicio activo, en 1971 comenzó su nueva etapa como museo flotante.

Recorrido por las cubiertas
El recorrido a través de las nueve cubiertas del barco se realiza en compañía de una audio guía que narra los hechos históricos y militares destacables en los que se vio involucrado, además de algunas anécdotas a través de las cuáles se pueden aprender datos curiosos como que, antiguamente, era normal llevar gatos a bordo para controlar las plagas de roedores.

Durante la visita al barco se recorren las partes del barco en las que tenía lugar la vida a bordo, como los camarotes en los que se alojaban los marineros, la cocina, la enfermería, la sala del dentista o la bodega, además de las salas que hacían funcionar el barco, como la sala de calderas y la inmensa sala de máquinas.

A través de la sala de mandos, el camarote del capitán y los cañones que se empleaban para luchar contra los ataques aéreos, es posible percatarse de la gran envergadura de las operaciones que se llevaron a cabo con el HMS Belfast durante sus años en activo.

Un destructor que construye recuerdos
El barco se puede recorrer en su práctica totalidad y cada una de las cubiertas tiene una apasionante historia que contar. Aunque el recorrido a través de algunas de las salas se hace difícil debido a las estrechas escotillas y empinadas escaleras, el hecho de recorrer cada centímetro del único buque superviviente que prestó servicio durante la Segunda Guerra Mundial, hace que cada paso merezca la pena.

No hay comentarios:

Publicar un comentario