EL CLIMA


jueves, 27 de agosto de 2015

LUTERANISMO

http://creativecommons.org/licenses/by-sa/3.0/


El luteranismo fue la primera expresión histórica de la Reforma Protestante. Tiene sus orígenes en el movimiento que encabezó el fraile Martin Lutero (1483-1546), en el espacio geográfico del Imperio Germánico, cuyo objetivo era la reforma de la Iglesia, aunque la sucesión de los acontecimientos y el endurecimiento de las posiciones condujo a un desenlace diferente: la ruptura de la unidad de la Iglesia cristiana de Occidente. Algunos luteranos consideran el 31 de octubre de 1517 como el día de surgimiento de esta rama del cristianismo, fecha en la que se colocaron las 95 tesis sobre las indulgencias en la puerta de la "Iglesia de Todos los Santos" en Wittenberg, Alemania.




Los factores políticos tuvieron un gran peso. La imposibilidad de terminar con el movimiento reformador, a pesar de varios intentos en ese sentido, llevó a Carlos V a aceptar las propuestas de los príncipes del Imperio que se habían adherido a las doctrinas luteranas (Dietas de Spira, 1526 y 1529). Años más tarde, la paz de Augsburgo (1555) reconocía que cada príncipe podía profesar la religión que quisiera, sin que el emperador lo pudiese impedir, y que todos los súbditos debían seguir la religión del príncipe.

El período que se inició a partir de ese momento se conoce como “ortodoxia luterana”, que se divide, generalmente, en tres períodos: la temprana ortodoxia (1580-1600), la alta ortodoxia (1600-1685), la tardía ortodoxia (1685-1730), es decir, el inicio, el apogeo y la decadencia. Se comienza a desarrollar así, de manera gradual, una escolástica luterana, especialmente con el propósito de discutir con los jesuitas, establecida definitivamente por Johann Gerhard.

Lutero enseñó que la Biblia es la Palabra de Dios, y la única guía segura para la fe y la vida cristiana. Además, sostuvo que cada pasaje de la Escritura tiene un significado: el sentido literal tal como es interpretado por otro texto de la Escritura. Esto fue sostenido también en tiempos de la ortodoxia luterana en el siglo XVII. En el siglo siguiente, el racionalismo afirmaba que la razón, más que la autoridad de la Biblia, es la fuente final de conocimiento, aunque la mayoría de los laicos no aceptó esta posición racionalista.

En el siglo XIX, el reavivamiento confesional enfatizó nuevamente la autoridad de la Biblia conforme a las confesiones de fe luteranas. Actualmente, los luteranos difieren acerca de la inspiración y autoridad de la Biblia. Los más conservadores usan el método histórico-gramatical de interpretación; los teológicamente liberales los métodos críticos.El luteranismo ha sostenido que la Biblia no sólo contiene la Palabra de Dios, sino que toda palabra de ésta es, a causa de la inspiración verbal, directa e inmediatamente palabra de Dios.

Los luteranos creen en Jesucristo como el fundador espiritual, y comparten la creencia de que Dios uno y la trinidad (Santa Trinidad), es decir: Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo. Además, se comparte la interpretación bíblica que hizo Lutero de que Dios no justifica a los hombres por sus obras buenas, sino más bien por su fe, lo que representa una creencia base fundamental del pensamiento luterano.

El pensamiento de Lutero se basa en el concepto de la justificación por la fe, que negaba cualquier teoría católica u ortodoxa respecto a los méritos personales aplicables a la salvación, además de rechazar completamente la mediación de los santos/vírgenes y veneración de las imágenes. Lutero denunció la venta de indulgencias y la obtención de los perdones a cambio de bienes, así como la venta de cargos eclesiásticos, prácticas que por lo tanto son rechazadas en la iglesia luterana.

El luteranismo rechaza la primacía y autoridad católica del papado como institución divina. Niega la tradición dogmática de la existencia del purgatorio. El movimiento protestante iniciado por Lutero afirma el valor único de las Escrituras y la supremacía de la fe en Jesucristo. Lutero desarrolla la doctrina del Sacerdocio Universal, en donde afirma que las Escrituras pueden ser entendidas por todos los creyentes y que cada uno puede examinarlas libremente gracias a la creación de la imprenta. Según Lutero, todos los creyentes son sacerdotes en virtud de los sacrificios espirituales de un corazón arrepentido en oración.

No hay comentarios:

Publicar un comentario