EL CLIMA


jueves, 13 de agosto de 2015

Fijate que interesante


https://commons.wikimedia.org/wiki/File:NGC_4414_(NASA-med).jpg


http://www.natureduca.com/

http://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/3.0/deed.es_ES


Una Galaxia está formada por más de cien mil millones de estrellas y miles de nebulosas. Una de esas estrellas es el propio Sol, que está situado en las proximidades del plano central. Existen tanto estrellas azules y brillantes (tipo I), como gigantes rojas (tipo II). Éstas últimas se sitúan sobre todo en el halo y la región central, aunque las nubes de polvo limitan en gran medida la observación visual; por ello, se ha recurrido a otros métodos como radiotelescopios y filtros infrarrojos, para detectar la radiación existente en esa zona.




Alrededor de la región central de la Galaxia existe un disco ovalado que contiene estrellas tanto de tipo I como de tipo II. De este disco surgen los brazos espirales, los cuales agrupan a la gran mayoría de estrellas del tipo I, además de una inmensa cantidad de materia interestelar (polvo y gas). En uno de esos brazos  espirales, que pasa muy próximo a nuestro Sol, se encuentra la gran nebulosa de Orión.

Rotación

Todo el sistema de la Vía Láctea está en continua rotación en torno al centro de la galaxia, moviéndose en el sentido de las agujas del reloj (si la contemplamos desde el polo norte galáctico), arrastrando en ese movimiento los brazos espirales. El periodo de rotación en las proximidades del Sistema Solar es superior a los 200 millones de años luz. El Sol tarda doscientos cincuenta millones de años aproximadamente en describir una órbita, a una velocidad de doscientos setenta kilómetros por segundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario