EL CLIMA


jueves, 6 de abril de 2017

JUEVES 6


En lingüística moderna, un acrónimo (del griego ἄκρος ―transliterado como akros― ‘extremo’, y ὄνομα ―trasliterada como ónoma― ‘nombre’) puede ser una sigla que se pronuncia como una palabra ―y que por el uso acaba por incorporarse al léxico habitual en la mayoría de casos, como láser (Light Amplification by Stimulated Emission of Radiation)― o también puede ser un vocablo formado al unir parte de dos palabras. Este último tipo de acrónimos funden dos elementos léxicos tomando, casi siempre, del primer elemento el inicio y del segundo el final, como bit (Binary digit) o transistor (Transfer resistor).

El significado de un acrónimo es la suma de los significados de las palabras que lo generan. Por ejemplo, el término telemática procede de telecomunicación e informática, que a su vez es acrónimo de información y automática.

Lo contrario de un acrónimo sería un retroacrónimo esto es un tipo de acrónimo que empieza siendo una palabra de uso común y, que después, acaba siendo interpretada como un acrónimo o unas siglas. Por ejemplo, el nombre del proyecto socioeducativo uruguayo Plan Ceibal (un ceibal es un lugar plantado de ceibos, la flor nacional de Argentina y de Uruguay) es un retroacrónimo que significa ‘Plan de Conectividad Educativa de Informática Básica para el Aprendizaje en Línea’. Varias leyes estadounidenses son retroacrónimos, como la ley USA PATRIOT y la PROTECT IP Act.




https://es.wikipedia.org/

Quienes participaron en los inicios de la revolución científica, como físico, químico y filósofo irlandés Robert Boyle (1627-1691) se encontraron en la inmediata y directa confrontación con escritores tales como Thomas Hobbes (1588-1679), que eran sumamente escépticos con respecto a si lo que ahora ven como el método científico es un modo satisfactorio para obtener el conocimiento auténtico de la naturaleza del mundo. La postura de Hobbes es hoy considerada por muchos como una anticiencia.

El escritor francés Jean-Jacques Rousseau (1712-1778), en el Discurso sobre las artes y las ciencias, señaló que reivindicar a la ciencia conduce a la corrupción moral.

Las cuestiones de la anticiencia son vistas como una consideración fundamental en la transición de la "preciencia" o "protociencia", como las evidentes en la alquimia. Muchas disciplinas que adoptaron y aceptaron el método científico, tales como la geometría y la astronomía, no se pueden considerar anticiencia.

No obstante, algunas de las ortodoxias dentro de esas disciplinas antes de la fecha de un enfoque científico (como las ortodoxias repudiadas por los descubrimientos de Galileo) se ven como un producto de una postura anticientífica.


En ocasiones el término «reduccionismo» se utiliza de manera peyorativa (como un ataque sutil a los científicos), aunque los científicos pueden ahora reconocer que puede haber deficiencias conceptuales y filosóficas del reduccionismo, sin sentirse cómodos, no obstante, al ser etiquetados como reduccionistas.


https://es.wikipedia.org

El prehistoriador y etnólogo Henri Breuil (que describió las pinturas rupestres de Lascaux en 1940) propuso que las escenas de arte parietal en las que se representaba un animal eran una forma de magia empática, destinada a facilitar la caza y captura real del animal. Más tarde el arquéologo David Lewis-Williams negó esta hipótesis, proponiendo en cambio que las pinturas fueron realizadas por chamanes, los cuales se retiraban a las cavernas para experimentar trances rituales. En la actualidad se considera que la hipótesis mágica de Breuil no se corresponde con la realidad.


Entre los mapuches se utilizaban muchas prácticas de magia empática, tales como los colores para rogar a los dioses, donde el color se elige por similitud con lo pedido: banderas azules y amarillas, y doncellas vestidas de estos mismos colores, para pedir inviernos con cielos despejados y sol radiante. El entierro de un corazón de cordero en una vertiente servía para rogar que brotase agua (por similitud con la sangre que brota del corazón). Es similar a los que comúnmente se conoce como "magia vudú", donde causarle daño a un muñeco se cree que es una forma de transmitir el daño a la persona. Entre los qom y los pilagá de la región del Chaco argentino se creía que un recorte de uñas, un cabello, excrementos o sangre de un individuo podían servir para causarle daño al individuo al ser mezclados con los restos de un animal. Al descomponerse el cuerpo del animal, la persona iba siendo afectada también, debilitándose y consumiéndose a menos que lograra recuperar el material propio utilizado para el hechizo.


https://es.wikipedia.org/

El transporte es un consumidor importante de energía, la puede obtener mediante la quema de combustibles, hasta no hace mucho mayoritariamente fósiles en motores de combustión. En el proceso de combustión se generan emisiones gaseosas contaminantes (CO2, CO, NOx, SOx y otros, como partículas) cuya nocividad depende de la fuente de energía usada.

Suele sostenerse que los vehículos eléctricos impulsados son "limpios", al igual que aquellos que usan celdas de hidrógeno. Pero, en realidad, depende de la fuente de la que provenga la electricidad. Si usan electricidad producida en centrales alimentadas por combustibles fósiles, la contaminación es más localizada que con los coches de combustión, ya que pueden aplicarse técnicas de captura y almacenamiento de carbono. Si se utilizan fuentes renovables (electricidad renovable) no existe este problema de emisiones.

Dado que se prevé el agotamiento de combustibles fósiles hacia el 2050, el transporte mundial enfrenta el reto de modificar completamente sus sistemas en algo menos de cinco décadas. 

MITOS 



Si una mujer queda embarazada, dará a luz una persona de fácil control por parte del mal, o con habilidades especiales (como el mago Merlín, hijo de un íncubo y de una prostituta, según una de las tantas versiones de su nacimiento. Otra versión de la conocida leyenda dice que la madre era una monja seducida por el demonio. Otra de las versiones sostiene que la madre era una célibe hija y heredera de un rey menor de Gales del Sur). El íncubo succiona la energía corporal de la persona en el momento de la copulación; de esta manera, vive o se hace más fuerte.


En casos extremos, de acuerdo con quienes los estudian, puede llegar a darle un paro al corazón de la víctima e incluso matarla por la succión energética ocasionada, dejando a la víctima débil. El único caso "catalogado" de íncubo todavía en el siglo pasado, es el de un joven de 22 años, nacido en torno a 1880, considerado tal por su apariencia y el número de asesinatos cometido contra mujeres de su región. Todos lo describieron igual: ojos color miel, el ojo izquierdo en el infierno, cuerpo seductor, una sonrisa hermosa y en la mano derecha una pulsera de acero, que lo ata al mundo mortal para poder seguir apoderándose de más víctimas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario