EL CLIMA

sábado, 25 de febrero de 2017

SABADO PARA SABER

https://es.wikipedia.org

La palabra teito es una voz asturleonesa que designa cualquier cubierta de cualquier edificio hecha con material vegetal. Este nombre, teito, se utiliza en la zona occidental del dominio lingüístico asturleonés, que se corresponde con zonas bastante extensas del SO asturiano, en todo el oeste leonés y NO zamorano, así como zonas del NE portugués. Por extensión se ha venido llamando teito al edificio en sí, siempre que su cubierta sea vegetal. Un teito asturiano tiene mucha relación con una palloza gallega o leonesa de los Ancares, en cuanto a la cubierta vegetal se refiere, aunque se diferencian en la forma y estructura del edificio habitacional que cobija dicha cubierta; se diferencia también en su ubicación geográfica y en la distribución del espacio. En Asturias y León se prefiere la voz teito, mientras que en Galicia utilizan la voz palloza.

Las construcciones con teito pertenecen a la arquitectura popular autóctona, destinadas a viviendas, pajares, cabañas para ganado, hórreos y otros pequeños edificio auxiliares.



Los primeros vestigios históricos hallados en suelo de Somiedo se corresponden con la etapa de la edad de bronce, aunque se cree que ya en tiempos neolíticos el territorio fue colonizado. Fueron hallados varios asentamientos castreños en las proximidades de Trascastro y de la Pola, que se piensa fueron edificados por comunidades prerromanas. Se ha encontrado en Gúa y Coto de Buenamadre varios denarios ibéricos que datan del siglo I antes de Cristo.


Del paso de la romanización por el concejo quedan diversos topónimos, así como restos de calzadas y fortalezas estratégicamente situadas para su posición defensiva. Dentro de éstas tenemos el castro de Remonguila en las proximidades de La Riera, el castillo de Alba cerca de la Pola, o la fortaleza de Saliencia. Gracias al pueblo romano se mejoró y definió el antiguo trazado del paso a la meseta por el camín de la Mesa, de gran importancia posterior, tanto con la invasión musulmana como por la expansión del reino asturiano.


https://es.wikipedia.org

La bellota (del árabe ballūta, encina) es un fruto característico de las especies del género Quercus (fam. Fagaceae).


Dentro de este género, hay numerosas especies arbóreas que dan bellotas como el roble, la encina, el alcornoque y el quejigo. Esos frutos son los preferidos para las ardillas.

Pelasgo mereció el reconocimiento de los arcadios por haberles enseñado a comer bellotas en lugar de hierbas silvestres.

Bellota es uno de los frutos que Circe dio para alimentarse a los compañeros de Ulises, transformados en cerdos.


Todos los árboles que llevaban bellotas estaban consagrados a Júpiter, en especial el nogal, llamado juglans como si dijéramos Jovis juglans (bellotas de Jupiter)



https://es.wikipedia.org

En el catolicismo, una advocación mariana es una alusión mística relativa a apariciones, dones o atributos de la Virgen María. La Iglesia católica admite innumerables advocaciones que significan la figura de la madre de Jesús o alguna de sus cualidades, a las que se rinde culto de diversas maneras.


Existen dos tipos de advocaciones: las de carácter místico, relativas a dones, misterios, actos sobrenaturales o fenómenos taumatúrgicos de la Virgen, como la Anunciación, la Asunción, la Presentación, etc; y las apariciones terrenales, que en muchos casos han dado lugar a la construcción de santuarios dedicados a la Virgen, como el del Pilar (en Zaragoza, Aragón, España), el de Covadonga (en Covadonga, Asturias, España), el de Lourdes (en Lourdes, Francia), el de Fátima (en Fátima, Portugal), el de Guadalupe (en Ciudad de México, México), el de la Divina Pastora (en Barquisimeto, Venezuela), el de la Virgen de Coromoto (en Guanare, Venezuela), etcétera. Estas advocaciones a menudo dan lugar a múltiples patrocinios (como "virgen protectora") de pueblos, ciudades o países, o de diversas entidades o cofradías.


https://es.wikipedia.org

Dionisias es el nombre dado en Grecia a los festivales en honor del dios Dioniso que incluían representaciones dramáticas. En Ática celebraba dos festivales anuales con este nombre, las Dionisias Rurales (o Rústicas) en el mes de Poseidón (diciembre), cuya procesión imitó memorablemente Aristófanes en Los acarnienses, y las Grandes Dionisias (o Dionisias Urbanas) en Atenas en el mes de Elafebolion (marzo). El sobrenombre «Grandes» se debe a la importancia de esta fiesta. Este último festival fue instituido, o en todo caso engrandecido, en el año 534 a. C. por el tirano Pisístrato, que trajo el culto a Atenas desde Eléuteras (en el límite entre el Ática y Beocia al norte de Eleusis). La imagen del dios fue situada en el antiguo templo de Dioniso frente al recinto del teatro.


En la época de las Grandes Dionisias, cuando el invierno había pasado, los mares se hacían navegables, de modo que podía haber muchos visitantes en Atenas, hecho que no se producía en las Leneas, que se celebraban antes, en invierno. Durante la existencia de la Liga Délica, los aliados aportaban sus tributos a Atenas para ser exhibidos en la orchestra del teatro. Era también la ocasión en que se recibía a los embajadores extranjeros, y los niños cuyos padres habían muerto luchando por Atenas desfilaban en el teatro.


Las faneras (del adjetivo griego φανέρα, phanérā: manifiesto, aparente) son estructuras complementarias y visibles sobre la piel o que sobresalen de ella. Son faneras las uñas y los pelos en los seres humanos y las plumas, pezuñas, escamas y cuernos en otros animales. Las faneras, junto a la piel, constituyen en sistema integumentario. El término se reintrodujo en francés en 1823 -phanère- a partir del griego.

Las faneras están compuestas en un alto porcentaje por la proteína denominada queratina. Esta sustancia es muy rica en azufre y constituye el componente principal de las capas más externas de la epidermis de los vertebrados y de las faneras, órganos derivados del ectodermo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada