EL CLIMA

lunes, 23 de enero de 2017

LUNES 23 Y SEGUIMOS APRENDIENDO

La teoría de juegos, con sus orígenes en la teoría de la elección racional, está siendo usada de manera creciente en varias disciplinas para ayudar al análisis de las relaciones de poder.

En la teoría de la elección racional, los individuos o grupos pueden ser modelados como 'actores' que eligen de un 'conjunto de elecciones' de posibles acciones, con la finalidad de intentar y conseguir los resultados deseados. La 'estructura incentiva' de un actor comprende sus creencias sobre los costes asociados con las diferentes acciones de cada elección, y las probabilidades de que cada acción lleve al resultado deseado.

En esta teoría se puede diferenciar entre:

Poder de resultado: la capacidad de un actor de conseguir o ayudar a conseguir resultados; y
Poder social: la capacidad de un actor de cambiar las estructuras incentivas de otros actores a fin de conseguir resultados.
El poder social, por su parte, se define como: la influencia potencial de algún agente de influencia O, sobre alguna persona P. La influencia se define como un cambio en la cognición, en la actitud, en la conducta o en la emoción de P que se puede atribuir a O. (Collins y Raven, 1969).

Este sistema puede ser usado para modelar una amplia variedad de interacciones sociales donde los actores tienen la capacidad de ejercer poder sobre otros. Por ejemplo, un actor 'poderoso' puede tomar opciones del conjunto de elecciones de otro actor; puede cambiar los costes relativos de las acciones; puede cambiar la probabilidad de que una acción dada lleve a un resultado dado; o podría simplemente cambiar las creencias del otro sobre su estructura incentiva.

Como en otros modelos de poder, esta teoría es neutral con respecto al uso de la coacción. Por ejemplo, una amenaza de violencia puede cambiar los costes y beneficios probables de diferentes acciones; así sucedería en un castigo económico de un contrato "voluntariamente acordado", o en una oferta amistosa.


https://es.wikipedia.org/


Patriciado urbano u oligarquía urbana son denominaciones historiográficas para el grupo social que se constituyó como clase dominante en las ciudades medievales de Europa Occidental, especialmente a partir de la Baja Edad Media, cuando el establecimiento de las rutas del comercio a larga distancia y las ferias enriqueció a los mercaderes y el auge de la producción artesanal elevó la condición social de los maestros de ciertos gremios. En segundo lugar, al ascenso social de la burguesía se sumó una transformación de la sociedad estamental: la ruralización de la nobleza, propia de la Antigüedad Tardía y la Alta Edad Media, dio paso a una nueva atracción que para muchas familias nobles (especialmente de la baja nobleza) ejercía la política municipal, a cuyos cargos públicos aspiraban.

Por último, la posibilidad de ennoblecimiento de los altos burgueses (especialmente a partir de la conciencia que toman las monarquías feudales de que para fortalecerse a sí mismas, el apoyo social de este grupo les es enormemente útil), posibilitó en algunos casos una verdadera mezcla de linajes antiguos y nuevos, y en todo caso, obligó a la redefinición del sistema político para tener en cuenta la voz y el voto de las ciudades en las nacientes instituciones parlamentarias (Cortes en los reinos cristianos de la Península Ibérica, Estados Generales en Francia, Parlamento inglés), que proporcionaban al patriciado urbano el mecanismo idóneo de expresión de sus intereses con un estatus paralelo, aunque no igual, al de los brazos eclesiástico y altonobiliario. Otro mecanismo de ascenso social fue el que permitía la Universidad medieval a través de las profesiones liberales, el clero y la naciente burocracia (los letrados y lo que en el Antiguo Régimen se denominará noblesse de robe). En otros casos (como en Italia y Alemania), no fue la evolución hacia el estado nacional, sino el éxito de la atomización política en ciudades estado (que también era un resultado del fracaso mutuo de Papa y Emperador en su competencia por convertirse en poderes universales) lo que permitió el encumbramiento de familias como los Médici en Florencia y las que formaron la aristocracia de la Serenísima República de Venecia y de las ciudades hanseáticas.

En cualquiera de los casos, la supervivencia de la ciudad dependía su constitución como un verdadero señorío colectivo sobre el campo circundante (alfoz o comunidad de villa y tierra en Castilla, contados en Italia).


La relación que tanto el grupo social del patriciado urbano, como la propia ciudad, tuvo con el desarrollo y crisis del modo de producción feudal y su transición al capitalismo es un asunto clave y polémico para la historia medieval y moderna.


El Bengala es un felino híbrido resultado del cruce entre un gato doméstico y un gato leopardo (llamado gato bengala en los países de habla hispana).


Es de origen estadounidense, donde en 1963 se cruzó, con intervención humana, un gato doméstico y una gata bengala. Su nombre es el derivado del nombre científico de la madre (Prionailurus bengalensis).
Los huesos del Bengalí son pesados. Son musculosos y su estructura es muy robusta. Es un gato de gran tamaño, con un peso de hasta ocho o nueve kilos en los machos, mientras que las hembras sólo alcanzan los tres kilos y medio. La cola de este felino es gruesa y de tamaño medio con cuartos traseros más elevados. La cabeza es ancha, redondeada y levemente acuñada y las mandíbulas son fuertes y anchas. La nariz ancha y larga y de piel color teja, perfilada con una delgada línea negra. Las orejas pequeñas, como las del leopardo asiático, ya que se busca fiereza en su aspecto. El bengalí tiene unos ojos dignos de mencionar: su color es amarillo verdoso y su forma es almendrada. El manto y el pelo del bengalí son los motivos de la creación de esta raza. Su pelo se aplasta sobre el cuerpo y es corto, suave y espeso, a la vez que delicado. Como consejo, es recomendable pasarle un paño por el manto para que el pelo no se quede apelmazado.
El gato Bengalí aunque parezca raro, es un gran nadador. Esta cualidad, insólita en la mayoría de los gatos domésticos, es una herencia genética legada por su antepasado salvaje, que se caracteriza por sus grandes cualidades de pescador y nadador.

https://es.wikipedia.org

El reciclaje de los envases de vidrio comenzó a reglamentarse por la Unión Europea a partir de 1994, mediante la Directiva europea 94/62 relativa a los envases y residuos de envases.


Según datos de 2009 facilitados por FEVE6 comparando el consumo de envases de vidrio con la recolección y / o con aquella parte de la colección que es enviada a reciclaje, el porcentaje del vidrio recuperado alcanza picos del 90% o más (hasta un 96%) en Austria, Bélgica, Países Bajos, Suecia y Suiza. Con la excepción de Grecia y Chipre, casi todos los países europeos llegan a un ratio de recogida / consumo de al menos un 20%. 

En 2004, Alemania recicló 2 116 000 toneladas de cristal. Están disponibles botellas retornables (Mehrwegflaschen) de vidrio o plástico (PET) para algunas bebidas, especialmente para cerveza y agua con gas. El depósito por cada botella (Pfand) es 0,08-0,15 €, comparado con los 0,25 € para botellas de plástico reciclables pero no reutilizables. No existe depósito para botellas de vidrio que no son reutilizadas.



https://es.wikipedia.org

El evangelicalismo, cristianismo evangélico o protestantismo evangélico es un movimiento transdenominacional dentro del Cristianismo protestante que arguye que la esencia del evangelio consiste en la doctrina de la salvación por gracia a través de la fe en la expiación de Jesús de Nazaret. Los evangélicos creen en la centralidad de la conversión o en la experiencia de «nacer de nuevo» cuando se recibe la salvación, en la autoridad de la Biblia como la revelación de Dios a la humanidad y en la difusión del mensaje cristiano.

El movimiento ganó gran impulso en los siglos XVIII y XIX con los Grandes Despertares en el Reino Unido y América del Norte. Los orígenes del movimiento evangélico se suelen trazar hasta el Metodismo inglés, la Iglesia de Moravia (en particular, la teología de su obispo Nicolaus Ludwig von Zinzendorf) y al Pietismo luterano. Actualmente los evangélicos pueden ser encontrados en varias de las ramas protestantes, así como en las denominaciones protestantes no subsumidos a una rama específica. Entre los líderes y principales figuras del movimiento evangélico protestante se encuentran John Wesley, George Whitefield, Jonathan Edwards, Billy Graham, Harold John Ockenga, John Stott y Martyn Lloyd-Jones.


Se estima que hay 285 millones de evangélicos en todo el mundo, los que representan el 13,1% de la población total de cristianos 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada