EL CLIMA


domingo, 14 de agosto de 2016

LA NUEVA CARAVANA












Y por supuesto amado lector que nuestro domingo, sigue a pura vida, y hemos avizorado ya porque no decirlo, un esplendido segundo tramo de agosto, asi que de esta manera es como estamos dispuestos, con el corazon bien arriba porque asi, nos pasa esa energia por el brazo y la mano, y es como que este se extiende solo alli donde tiene posibilidad de pasar esa mano con la cual alguien se sostenga, pues que alli estara.

Amado lector, no queremos aflojar por asi decirlo en este modelo de vida que hemos emprendido, por eso es que cada dia que pasa, reafirmamos nuestro alto compromiso con este estilo, que no es solo eso, es una forma de vida que nos acontece.
Dejamos ese corazon noble en lo que hacemos, pero el, siempre resucita, regenera revive en cada emocion y en cada buena intencion que tenemos, y no hemos de evitar que estas cosas ocurran

besooos LC. 




PARA HACER ESTE POSTRECITO NECESITAMOS


1/2 kg. de compota de manzana
60 cl. de leche
4 huevos + 3 claras
150 gr. de azúcar
10 cl. de nata doble
20 gr. de mantequilla
unas gotas de esencia de vainilla

Y LO HACEMOS ASI 

Se ponen 30 cl. de leche en un cacito, y se espolvorea sobre ella, la tapioca. Se lleva a ebullición, removiendo enérgicamente, a fuego medio. Una vez que rompa a hervir, se baja la potencia del fuego, y se tiene hirviendo muy suave, durante 10 minutos, removiendo de vez en cuando. Se añaden 25 gr. de azúcar, y la esencia de vainilla.

PARA HACER LA CREMA INGLESA:

Se vierte el resto de la leche, junto con la nata, en otro cazo, y se pone a fuego suave, sin dejar que llegue a hervir. Se prepara un baño de maría. En un cazo, se ponen 2 huevos, más las dos yemas. Las otras dos claras, se reservan. Se baten bien las yemas con la varilla, y se vierte sobre ellas, la mezcla de leche y nata, caliente. Se coloca el cazo sobre el baño de maría, y se mezcla bien, con cuchara de madera, durante varios minutos, hasta que espese.
Se unta un molde con mantequilla, y se vierte en él, la compota de manzana. Sobre la compota se reparte la mezcla de la tapioca, y, finalmente se vierte con cuidado, por encima, la crema de las yemas (inglesa). Se mete al horno, previamente caliente (200º) durante unos 20 minutos, hasta que cuaje.
Se baten las otras dos claras, más las tres adicionales, a punto de nieve, incorporando el resto del azúcar, poco a poco, hasta que quede bien firme. Se mete la clara montada (merengue) en una manga pastelera, y se decora la superficie, con ella.
Se mete el molde al horno, bajo el gratinador, hasta que se dore el merengue. Se saca del horno, y se deja enfriar. Seguidamente se mete al frigorífico, y se sirve bien frío.


www.ecoportal.net

La risa tiene el mismo efecto que meditar

Un estudio llevado a cabo por investigadores estadounidenses demostró que la risa estimula las ondas cerebrales de tipo alfa, que son las mismas que se producen cuando meditamos y cuando dormimos.

Alivia el dolor

Debido precisamente a que la risa provoca la liberación de endorfinas, realizar esta sana actividad puede ayudarnos a sentir menos dolor, como demostró una investigación de la Universidad de Oxford.

El humor mejora tu memoria

Un estudio reveló que nos cuesta mucho menos recordar información que nos parece graciosa, y que estos recuerdos se consolidan mejor en el cerebro incluso cuando ha pasado un largo periodo de tiempo. Los resultados refuerzan la idea de que lo mejor para aprender es, sin duda, divertirnos con la materia de estudio.

Las mujeres disfrutan más de la risa

Según cuenta Antonio Rial en su libro "Repensar el cerebro", los estudios de neuroimagen han demostrado que en ellas se activan con mayor intensidad las regiones del cerebro involucradas en el procesamiento del lenguaje y la memoria de trabajo cuando escuchan o leen algo divertido.

Es bueno para la circulación

Mientras que cuando vemos una película estresante nuestros vasos sanguíneos se contraen, el efecto es opuesto si el film en cuestión es una comedia: los vasos se dilatan y aumenta  el flujo de sangre y oxígeno a todo nuestro organismo, según demostró un trabajo realizado por investigadores de la Universidad de Maryland.

Nos hace más felices

¿Quién fue antes, el huevo o la gallina? ¿Sonreímos porque estamos felices o estamos felices porque sonreímos? Sin ánimo de entrar en debates filosóficos, parece que la ciencia corrobora la segunda opción: el mero hecho de sonreír, aunque no hayamos visto o escuchado nada gracioso, rebaja nuestros niveles de estrés, miedo y ansiedad, nos hace más comunicativos y dispuestos a cooperar, reduce el riesgo de padecer depresión… en definitiva, supone un empujón grande en nuestro camino hacia la felicidad.

MASCARAS

No hay comentarios:

Publicar un comentario