EL CLIMA


viernes, 22 de abril de 2016

QUE INTERESANTE


https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Marionettes_in_a_Prague_shop_DSCN5133.JPG

La palabra marioneta es de origen francés. Que da noticia de que «marionette» se llamaba al clérigo (titiritero) que usando distintas voces, por lo general agudas, chillonas o en falsete (simulando ser femeninas), daba voz a los muñecos en representaciones religiosas donde aparecía la virgen María; del mismo modo, cuando aparecían personajes malvados y brutales usaba una voz grave pero igualmente falsa.

Por su parte, la palabra títere es onomatopéyica, y al parecer pudo tener su origen en el ti-ti que hacían los actores con el peculiar tono de voz que da el uso de la lengüeta o alguna otra especie de pito durante las representaciones. Así lo explicaba en 1611 Covarrubias en su valioso y curioso diccionario.




El sombrerero 
loco




















https://commons.wikimedia.org/wiki/File:MadlHatterByTenniel.svg


Personaje del cuento 'Alicia en el país de las maravillas' del inglés Lewis Carroll. Este personaje es también conocido como el Sombrerero Loco, aunque en la obra de Carroll nunca se le llama así. La confusión probablemente proviene del hecho de que el Gato de Cheshire advierte a Alicia que el Sombrerero está loco, lo cual es confirmado por la conducta excéntrica del Sombrerero; y además el capítulo donde el Sombrerero aparece, se titula "Una merienda de locos". El Sombrerero aparece nuevamente en la secuela de la obra, llamada Alicia a través del espejo, bajo el nombre de Hatta,1 uno de los mensajeros del Rey Blanco.

En el programa televisivo Aunque usted no lo crea de Ripley (Believe it or not) de la década de 1980, se hace referencia al personaje del Sombrerero, explicando que en la época, los sombreros se fabricaban empleando mercurio. Al hacerlo en espacios cerrados, con frecuencia inhalaban los vapores de este metal, lo que provocaba trastornos a la salud (envenenamiento por mercurio) que fácilmente podrían describirse como locura.

La fabricación de sombreros era el principal comercio en Stockport, un pueblo cerca de donde creció Carroll, y no era raro ver a los sombrereros parecer perturbados o confundidos. Sin embargo, el Sombrerero no exhibe los síntomas típicos de envenenamiento por mercurio, que incluyen "timidez excesiva, pérdida de confianza en sí mismo, ansiedad y deseo de permanecer inadvertido."


En las ilustraciones se muestra una tarjeta en el sombrero que dice "10/6". Es el precio del sombrero que era diez chelínes y seis peniques. En decimal esto sería 52½ libras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario