EL CLIMA


martes, 12 de abril de 2016

LA NUEVA CARAVANA







Amado lector, querer es poder se dijo alguna vez en la vida, pero no es solo eso, sino que hemos de agregarle esperanza y conviccion, y una plena certeza de que lo lograremos, en ocasiones quizas, no en forma automatica, pero la vida es una ruleta que girara y girara, pero en algun momento vuelve al mismo lugar, y la casilla que antes se nos presentaba vacia o esquiva, viene esta vez con e mejor premio para nosotros, asi que a renovar la confianza y la esperanza, y cada dia que enfrentemos, hagamoslo como quien tiene la interna conviccion, de que va a vencer.

besooos LC. 


http://enciclochef.com/

http://creativecommons.org/licenses/by-sa/3.0/


POTAJE A LA MILANESA NECESITAMOS


Dos litros de caldo blanco
100 g de tocino de pecho magro
100 g de mantequilla
un picado de media cebolla pequeña y una cabeza de puerro
100 g de cada uno de los siguientes elementos: patatas, zanahorias, espárragos, calabacines, judías frescas (en su defecto, secas, remojadas y hervidas), habas frescas y guisantes (cuando es la estación)
un corazón pequeño de apio, picado
un ramillete compuesto de perejil, romero y media hoja de laurel
200 g de pulpa de tomate
200 g de arroz de calidad
un picado de albahaca, perejil, ajo y laurel
queso de Parma rallado

Y LO HAREMOS ASI 

Escaldar el tocino y cortarlo a dados pequeños; cortar también a dados todas las legumbres, bien limpias y lavadas. Reunir en una cazuela el picado de cebolla y puerro, el tocino de pecho, el ramillete compuesto y 40 g de mantequilla; cocerlo a fuego moderado y añadir luego el tomate picado groseramente y condimentar con sal y pimienta poco machacada. 

Rehogar durante 8 minutos en el resto de la mantequilla todas las hortalizas cortadas a dados, el apio picado, las judías secas hervidas (o las frescas crudas), añadirlas al sofrito, estofar durante algunos minutos y cubrir con el caldo (si no se dispone de éste, con dos cubitos de caldo vegetal disueltos en un poco de agua caliente). 

Cocer, a fuego normal, hasta que todas las legumbres estén cocidas en su punto. Aumentar la llama y echar en la sopa en ebullición el arroz bien limpio (sin lavar). Algunos minutos antes de retirar el potaje del fuego, agregarle el picado compuesto de albahaca, laurel, ajo y perejil. Servir al cabo de un par de minutos con el queso rallado aparte.

Se prepara también el llamado "potaje a la milanesa frío", que los milanesas, expertos conocedores del buen potaje, lo toman durante la estación calurosa. La preparación de este potaje, es la misma que la del arriba descrito, con una variación: condimentar inmediatamente el arroz, antes de que esté excesivamente cocido, con un buen queso de Parma rallado, ni demasiado fresco ni demasiado seco; verter en los platos soperos y guarnecer con algunas tiras de tocino de pecho muy magro, que se habrá hecho cocer en el potaje. Conservar en lugar fresco hasta el momento de servirlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario