EL CLIMA


lunes, 17 de agosto de 2015

Antes de alimentarse, higienizarse bien


http://absfreepic.com/


http://www.natureduca.com/

http://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/3.0/deed.es_ES

Las manos son la forma con que el manipulador toma contacto directo con los alimentos. Ello hace que sea el principal vehículo de transmisión de gérmenes.

La mayor parte de las bacterias que puede transmitir el hombre a los alimentos a través de sus manos, se eliminan fácilmente mediante el lavado de estas. De ahí la necesidad de lavar las manos de forma frecuente, y cuidadosa.

Las uñas son el principal reservorio de gérmenes, por ello deben llevarse cortas y sin pintar. Utilizar el cepillo de uñas, pero solo es correcto si cada manipulador posee el suyo propio y estos se limpian y desinfectan con regularidad.




Durante la manipulación de alimentos no se deben llevar joyas, pulseras o relojes, dado que podían actuar como vehículos transmisores de partículas o suciedades, con la consiguiente carga microbiana.

Manipulación de alimentos - Las uñas  Manipulación de alimentos - Las uñas

Lavarse las manos siempre...
Después de usar el aseo.
Después de fumar, comer o toser.
Después de tocar dinero.
Después de tocar animales.
Después de manipular envases, desechos, basuras, o inmediatamente antes de tocar alimentos.
Al entrar en el área de manipulación.
Entre manipulación de alimentos crudos y cocinados.
Etc.


Lavado adecuado de manos...

Distribución correcta del detergente bactericida, preferentemente de aplicación liquida, mediante dosificador fijo aplicado en la pared.
Utilizar agua caliente para abrir los poros de la piel.
Cepillar todas las uñas.
Abarcar con el jabón las manos así como las muñecas.
Invertir tiempo en dicho proceso, frotando las manos entre si y, de forma meticulosa, los dedos.
Posteriormente, realizar el aclarado con abundante agua corriente fría (para cerrar los poros de la piel) y para asegurar la eliminación de restos de detergentes.
Finalmente el secado será realizado preferentemente con toallas de papel de un solo uso.
Cada manipulador debe tener un cepillo de uñas de uso exclusivo y personal.

Boca y nariz

Muchas de las bacterias responsables de toxiinfecciones alimentarias viven en nuestro organismo de forma habitual, sin provocamos ninguna alteración o enfermedad. Es el caso del staphylococcus aureus, que puede encontrarse en la piel y en la parte anterior de las fosas nasales, sin causar ninguna enfermedad, y que, sin embargo, es responsable de muchos casos de toxiinfecciones alimentarias.
Especialmente importantes son por ello la boca y la nariz, puesto que son el medio de salida al exterior de dichos gérmenes. Cualquier contacto de las manos con nuestra boca o nariz, estornudos, toser, etc. pueden ser origen de contaminación de los alimentos y por tanto de transmisión de enfermedades.

La boca y nariz son especialmente importantes, ya que pueden ser origen de contaminación y transmisión de enfermedades, como las toxinfecciones por  staphylococcus aureus.
La boca y nariz son especialmente importantes, ya que pueden ser origen de contaminación y transmisión de enfermedades, como las toxinfecciones por staphylococcus aureus.

Evitar estornudar sobre los alimentos e incluso dentro de áreas de manipulación, puesto que al hacerlo difumina la contaminación sobre el ambiente. La comida que se expone sobre las barras debe estar, por esta causa, protegida por vitrinas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario